Buscar

Tamariu

El periodista catalán y autor popular de l'Empurdà, Josep Pla, llamó a Tamariu "un paraíso lejano" y "la quintaesencia de la libertad". Los lugareños hablan de su pueblo de forma más sencilla: pequeño y salvaje. Pero eso no lo hace menos hermoso.

La ciudad más cercana es Palafrugell, desde allí hasta la cala de Tamariu hay un pintoresco camino rural (para peatones, unos 4 km), también se puede llegar por una autopista (unos 10 minutos). La cala recibió su nombre de los pequeños árboles y arbustos tamarix (también conocidos como grebenchuk o árbol de Dios en Rusia) que crecen aquí por ambos lados del río, y algunos a lo largo de la calle principal. Tamariu aparece mencionado por primera vez en la Crónica Real de Ramón Puntane del siglo XIII. El día de hoy, es un pueblo de pescadores, cuya población apenas alcanza a los 300 habitantes en invierno. Es famoso por sus playas vírgenes de arena gruesa y dorada y un ambiente general de bienestar y paz. Hay toda la infraestructura necesaria, numerosos bares, restaurantes, un club de buceo (el fondo marino en esta zona es muy bonito), un club náutico, así como un punto de alquiler de kayaks y otros equipos que no dejarán que te aburras.

Esta cala consta de dos pequeñas playas. En primer lugar, es la playa Cala dels Lliris con una longitud de 45 metros. Aquí se conserva una choza del siglo XIX, los pescadores la adaptaron para guardar aparejos. La segunda playa se encuentra a la izquierda de Tamariu. Se trata de una diminuta Cala d'Aigua Dolça de tan solo 25 m de longitud. Por estas playas pasa una ruta circular, de la que vale la pena contar por separado. Parte de Cala Pedrosa, atraviesa Tamariu y finaliza en Aigua Xelida. La longitud del recorrido son de unos 4 km, se trata de una hora de agradable paseo y contemplación de maravillosas y únicas vistas de la costa. El camino pasa por un pinar, entre las rocas y en ocasiones por la carretera, coincidiendo parcialmente con la ruta de senderismo GR-92. Los lugareños no aconsejan salir a la ruta cuando sopla el viento del este del Levante, porque hay peligro de caídas. También se puede realizar la misma ruta por el mar, en kayak, velero o un barco alquilado.

El pequeño tamaño de este pueblo no impide que cada año celebre su Fiesta Mayor, el 15 de agosto. Durante la celebración hay numerosos espectáculos, actuaciones, fiesta de espuma, caza de sandías y pelotas en el agua, conciertos nocturnos y, por supuesto, cante de habaneras hasta la madrugada. ¡No te lo pierdas!

Qué hacer en Tamariu
Con la colaboración de